jueves, 14 de enero de 2016

Sexo casual

Relato seleccionado para formar parte de una antología que se editará en formato papel.

-Mientras echas gasolina, voy al servicio, dijo Marisa a su novio, que le correspondió con un guiño. El aseo estaba detrás del sutidor, cerró la puerta, bajó sus pantalones y se dispuso a orinar. Escuchó abrir la puerta de al lado, su chico iría también a evacuar. De pronto se sobresaltó al ver como por un agujero de la pared asomaba su miembro en estado de semierección. Sin pensarlo dos veces se lo introdujo en la boca, cuando estuvo erecto, penetró la vagina, aquella situación la había excitado de sobremanera, su chico y ella misma eran unos pervertidos. No tardó en eyacular. Al salir se encontró con Pablo, que impaciente esperaba turno para entrar a orinar en el servicio de caballeros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada